Inicio :: Historial de articulos ambientales :: El precio de la Naturaleza
 El precio de la Naturaleza

 
Aránzazu Carmona 
El precio de la Naturaleza
 
 Desde hace algunos años, cuidar el medio ambiente se ha convertido en un hábito cada vez más popular debido a que el deterioro ambiental es cada vez más visible y palpable, además de que han surgido más investigaciones y datos científicos que corroboran este problema; y no sólo los ambientalistas se han dedicado a estudiar este fenómeno, también los economistas decidieron acercarse al tema: ¿Has alguna vez considerado que la mayoría de los productos que utilizas tienen por lo menos un componente extraído directamente de la naturaleza? ¿Te has dado cuenta que muchos servicios y actividades recreativas provienen directamente de las reservas ecológicas y de los espacios verdes? En 2007, un grupo de financieros con cierta inclinación hacia lo “verde” se dieron cuenta de que la naturaleza nos provee anualmente de servicios con un valor de $53 trillones de dólares, una cifra bastante significativa, ¿no lo crees?
 
Desde que estos estudios comenzaron, en 1997 aproximadamente, se ha hablado mucho de ellos y han causado cierta controversia, pero han logrado acaparar la atención de muchas personas que han adoptado la creencia de que la conservación de la naturaleza es vital, no sólo por el bienestar de las generaciones futuras, sino para lograr mantener los estándares económicos con los que se rige el mundo actualmente.
 
Ponte a pensar un momento en tus clases de biología o de geografía. ¿Recuerdas cuando el profesor te habló de la erosión de las rocas? Este proceso de la naturaleza genera la creación y mantenimiento de fuentes de agua ya que ésta y el aire, actúan como agentes erosionantes desgastando lentamente la roca hasta que ésta se rompe, lo que crea  un “nuevo” río, laguna o manto acuífero. Las rocas con las que tiene contacto el agua, la proveen de minerales que ayudan a la fauna marítima y también actúan como filtros, eliminando materiales sólidos disueltos que podría acarrear la corriente. Este movimiento continuo de nutrientes es lo que ayuda a mantener a un ecosistema sano, incluyendo las tierras que, después, se utilizan para cultivo. La naturaleza es muy sabia y muchas veces  no nos damos cuenta de lo poderosos que son los ciclos que tiene, la gran cantidad de actividades productivas que nos regala y lo sensible que es a cualquier interrupción del ciclo natural. El ser humano jamás sería capaz de diseñar un sistema tan complejo y completo para proveer a los ecosistemas todo lo que requieren, lo cual hace complicado intentar cuantificar el verdadero valor de la naturaleza, pero se han aumentado los esfuerzos para hacerlo, asignando valores a las especies y a determinados ecosistemas que reúnan una serie de características.
 
En 2006, el Reporte del Programa Ambiental de las Naciones Unidas valuó los arrecifes de coral en $1 millón de dólares por kilómetro cuadrado en lugares como Indonesia y el Caribe donde el turismo depende directamente de ellos ya que se atrae a una gran cantidad de buzos que desean conocer estos lugares, y se mantienen las playas con arena atrayendo diferentes tipos de turismo. Los arrecifes también son fuente de empleo, ya que 30 millones de pescadores de especies pequeñas dependen de ellos; en Filipinas, por ejemplo, existen 1 millón de personas que dependen directamente de esta actividad económica. Obviamente, estos arrecifes valen mucho más si están vivos y en crecimiento, que muertos, pero las amenazas que sufren son bastante grandes. Anualmente, desaparecen grandes cantidades de arrecifes debido a la contaminación de las aguas cercanas que se han vuelto lugar de desecho para muchas industrias, que no consideran que, su propio cercimiento no sustentable, puede destruir otros sectores de la economía; en este mundo, todo tiene un hilo común.
 
 
Pero no sólo es importante cuidar los habitats de las especies, también hay que enfocarse en  las especies mismas. Las abejas, por ejemplo,  han tenido un poco más de atención últimamente ya que la cantidad de las productoras de miel, ha decrecido en un 20%. En general, los insectos son muy importantes para la economía global, ya que participan en procesos de polinización, actúan como control de plagas (al alimentarse de otros insectos), son alimento de otras especies como los anfibios, etcétera; inclusive existe un escarabajo que se come los desechos fecales de las vacas, evitando que se atraiga una gran cantidad de bacterias y parásitos a las granjas y ayudando a nutrir suelos,  haciendo que los granjeros ahorren bastante dinero.
 
Cada vez que tengas la tentación de tirar basura en la calle, evitar la verificación del coche por razones económicas o desperdiciar  y contaminar agua, piensa en las repercusiones que un pequeño acto que hagas el día de hoy, puede tener en un ecosistema cercano o inclusive en el otro lado del mundo. Estos errores no sólo destruyen la belleza de nuestro planeta, también afectan la forma en la que vivimos diariamente cambiando la economía. Recuerda el “efecto mariposa”, si un insecto aletea en México, puede que cause destrozos en China.
 
Fuentes de Información.
 
¿Sabías que…
el costo por potabilizar 1 litro de agua contaminada asciende a $15,000 pesos mexicanos? ¿Cuánta agua consumes tú diariamente?
 
 

Ver más artículos

Mapa de Sitio |  Contáctanos |  Glosario |  Ligas      

Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657 info@ciceana.org.mx México, D.F.